Boda en Iglesia San Gil + Cachirulo (Zaragoza) – Pilar y Eduardo

¡Hola! Aquí os dejo una nueva entrada con una de las primeras bodas en las que tuve el gusto de trabajar en 2018. Los protagonistas se llaman Pilar y Eduardo, una joven pareja de Zaragoza que decidió casarse en la céntrica Iglesia de San Gil.

Los días anteriores a su boda, especialmente el sábado anterior, habían sido muy lluviosos y el tiempo era realmente inestable en Zaragoza. Sin embargo, la suya fue la primera boda del año en la que el calor fue realmente importante, pero también fue la primera en la que pudimos disfrutar del enlace sin miedo a la lluvia.

Todos los preparativos transcurrieron de una manera tranquila, sin sobresaltos, y especialmente divertido fue trabajar con Dandy, el perrito de Pilar, vigilando todos mis movimientos. La llegada de los abuelos de la novia fue uno de los momentos más emocionantes del día.

En la Iglesia, al filo del mediodía, Pilar y Eduardo vivieron con tensión y alegría cada segundo de la ceremonia, siendo especialmente bonitas las lecturas de su gente cercana. A la salida no faltó la imprescindible lluvia de arroz, seguida de una sincera cascada de besos y abrazos.

Tras ella, nos fuimos con la pareja a dar un pequeño paseo por el centro de Zaragoza. Ese día se celebraba en las calles de la ciudad un famoso mercado medieval, por lo que el ambiente era espectacular. Sin dudarlo, nos perdimos entre puestos de abalorios, saltimbanquis y blasones inventados. Como fotógrafo, adoro encontrar nuevos alicientes y sorpresas en los reportajes de pareja. Una visita al mítico Pozo de San Lázaro cerró la sesión de fotos posterior a la ceremonia.

En el clásico restaurante El Cachirulo, los invitados aguardaban a Pilar y Eduardo esquivando el potente sol entre las sombras de los árboles de un jardín. Entre risas y abrazos, y siempre huyendo de intenso calor, realizamos las fotos de invitados. Tras el cóctel, marchamos a uno de los salones del Cachirulo donde, mucho más frescos, los invitados disfrutaron del convite.

Después del baile, Pilar y Eduardo sorprendieron a sus padres con un emocionante vídeo, que conmovió e hizo aflorar los sentimientos más auténticos. Tras este intenso momento, llegó la hora de la diversión. Bailes, rondas de chupitos y simpáticos invitados fueron el broche de oro de la boda. Llegó el momento de marchar.

Desde aquí quiero agradecer a Pilar y Eduardo su fantástico trato durante toda la boda. Igualmente, quiero dar las gracias a sus familias y a todos los invitados por hacerme sentir tan cómodo a lo largo de toda la jornada.

Muchas gracias a los demás por leer la entrada. Como siempre, espero que os haya gustado, y muchas gracias por comentar o compartir.

José Manuel

Pase de Diapositivas: (puedes ver una selección de las mejores fotos debajo de este vídeo)

Si lo deseas, puedes pinchar aquí para leer más historias como esta en mi Blog de Fotógrafo de boda 

También puedes regresar a la página de inicio, en la que encontrarás más información de mi trabajo como fotógrafo de boda

boda zaragoza

fotografo boda zaragoza

fotografo de boda en zaragoza

preparativos novia boda

novia zaragoza

boda mascotas

novia abuela boda

perro boda

llegada novia

entrada novia boda

panoramica boda iglesia san gil zaragoza

boda san gil zaragoza

boda

lecturas boda zaragoza

fotos boda zaragoza

salida boda zaragoza

boda en Zaragoza

vestido de novia

novios zaragoza

paseo novios zaragoza

novios velo zaragoza

coctel boda

boda coctel Zaragoza

brindis novios boda

abrazos boda

fotografo boda aragon

corte tarta boda

padres novios zaragoza

novios Zaragoza

baile nupcial

baile nupcial Zaragoza

discoteca boda

discoteca boda Zaragoza

boda divertiida Zaragoza