Boda en Garraf, Barcelona: Esther y Víctor

Esther y Víctor celebraron su gran Boda en Garraf,  comarca barcelonesa con un paisaje digno de tan importante ocasión . En su boda, los invitados fueron trasladados a un imaginario festival en el que no faltaron las pulseras de acceso personalizadas y las invitaciones a juego.

Todo su esfuerzo logró crear una maravillosa atmósfera de buen rollo e ilusión. Todo fue minuciosamente preparado por ellos mismos, con el fin de brindar a sus invitados un trato muy cariñoso.

Como era previsible, tratándose de una boda en Garraf en el mes de agosto, el calor fue muy intenso durante toda la ceremonia. Afortunadamente, el sol fue cayendo lentamente según transcurría la tarde y a la hora de la fiesta la pareja disfrutó de una temperatura perfecta.

Una boda muy diferente

Desde la ceremonia hasta el último baile: todo fue diferente. Los discursos, las lágrimas, los guiños y los arrumacos no faltaron, pero todo fluyó de manera natural y espontánea. Juntos recordaron sus años de juventud y sus aventuras en los mejores festivales de Europa. También recordaron los buenos momentos vividos con sus amigos.

Esther y Víctor optaron por no hacer reportaje de fotos de pareja el mismo día de la boda. Su principal cometido, y cada vez son más las parejas que optan por ello, fue disfrutar con sus invitados del genial cóctel que habían preparado.

La pareja dispuso unas mesas de una altura considerable para que todo el convite transcurriera con sus invitados de pie, charlando y disfrutando de una velada absolutamente inolvidable. Todo el mundo cambiaba de mesa y hablaba con unos y con otros, mientras los novios se movían de un lado a otro prestando atención a cada uno de sus familiares y amigos. Las personas más mayores encontraban su refugio perfecto en unas mesas más tradicionales.

Su tarta consistió en una pila de donuts que hizo relamerse a los más pequeños del lugar, mientras los más adultos hacían un llamamiento al niño que todos llevamos dentro. Cortaron un donut, espada en mano, y brindaron por su amor.

La hora de la fiesta

El Candy Bar era testigo de la fiesta y la madrugada caía lentamente en Garraf.  Si el día había sido radiante, la noche lo era más. Bajo este increíble paraguas terminaba la boda de Esther y Víctor, su gran día, el mejor festival de sus vidas; ellos fueron el gran cabeza de cartel y sus invitados la audiencia que vivió con pasión una jornada inolvidable.

Trabajar en la boda de Esther y Víctor fue un auténtico placer. ¡Muchas gracias por vuestro trato, chicos! Todo el cariño y entusiasmo que pusieron con sus invitados fue el idéntico al que recibí como fotógrafo de su boda. Además, el espectacular entorno en el que se celebró el enlace fue el broche perfecto para una de esas bodas que se recuerdan perfectamente cuando se hace balance a final de año.

José Manuel

Si lo deseas, puedes pinchar aquí para leer más historias como esta en mi Blog de Fotógrafo de boda 

También puedes regresar a la página de inicio, en la que encontrarás más información de mi trabajo como fotógrafo de boda

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Esther y Víctor - Boda en Garraf (Barcelona)

Puedes volver al inicio del blog pinchando en este enlace