);
Sentimientos, espontaneidad, creatividad y momentos divertidos

Método de trabajo y filosofía

Tu gran día sin estar pendiente del fotógrafo

Soy una de esas personas que no tienen muy claro cómo actuar cuando están delante de una cámara. Seguro que os ha pasado decenas de veces. Sé perfectamente cuánto cuesta actuar con normalidad cuando una persona está haciendo fotos a tu alrededor. Para poder llegar a estas conclusiones yo mismo he experimentado con las sensaciones que se tienen al hacerse una sesión de fotos. No resulta cómodo que te manejen como una marioneta.

Mi método de trabajo se basa en el fotoperiodismo, capturando todos los momentos fundamentales sin intervenir prácticamente en el desarrollo de los acontecimientos. Habrá pequeños momentos en los que os tocará hacer cosas divertidas frente a la cámara, pero será para haceros la tradicional foto con la abuela o los amigos cercanos. El resto del tiempo lo pasaré cerca de vosotros, sin perder detalle, pero dejando que todo fluya de manera natural.

Una forma moderna y actual de entender la fotografía de boda

Fotografía natural, espontánea, creativa... ¡y con humor!

Todos mis reportajes tienen estos cuatro pilares fundamentales. Las emociones de vuestra boda son imprescindibles: abrazos, besos, lágrimas. Nada puede faltar. La espontaneidad con la que surjan será la que se refleje en las fotos.

A estos cuatro ingredientes principales añado una visión creativa y personal, sumada a la calidad de imagen que un día como vuestra boda merece.

¡Pero el humor tampoco puede faltar! Adoro buscar y encontrar esos momentos más desenfadados de las bodas, construyendo un recuerdo dinámico y fresco.

Quiero que os sintáis cómodos el día de vuestra boda

Cada vez son más las parejas que buscan reportajes en los que el fotógrafo intervenga lo menos posible. Son muchos los novios que priorizan y ponen por encima de todo disfrutar de la boda.

Ese es mi método de trabajo. Los tiempos los marcáis vosotros. Ese día es totalmente vuestro. Quiero contar vuestra historia como un testigo más.

Si hacemos reportaje de pareja el mismo día de la boda, trabajaremos de manera relajada. Será una pequeña isla en el gran océano de acontecimientos que será vuestro gran día.

Preboda, Postboda y las poses en las fotografías de pareja

Ni la preboda ni la postboda son partes obligatorias de un reportaje de boda. Sin duda, ambas son muy recomendables por diferentes motivos, pero es vuestra elección personal realizarlas o no.

La preboda os servirá para habituaros a la cámara y para crear un importante vínculo entre pareja y fotógrafo. La Postboda os permitirá aparcar para otro día el reportaje de pareja.

Tanto en un caso como en otro, charlaremos y pasearemos un buen rato antes de empezar a hacer fotos. Hablaremos, reiremos y estaréis dentro de la sesión sin apenas daros cuenta.

Os invito a que visitéis la sección de “Álbumes de boda” para complementar la información sobre mi método de trabajo.

¿Quieres comprobar disponibilidad para tu boda o tienes cualquier tipo de duda? Escríbeme y te contestaré en un corto espacio de tiempo.

¿Hablamos?


    He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

    Declaro, bajo mi propia responsabilidad, ser mayor de 18 años y respondo de manera exclusiva de la veracidad de dicha declaración.

    Últimos trabajos publicados en el blog