Postboda en el Moncayo: Raiza y Gustavo

Hoy tenemos el placer de presentaros la Postboda en el Moncayo de Raiza y Gustavo. Con esta entrada cerramos la serie de tres publicaciones pertenecientes a la boda de esta genial pareja de origen peruano. En anteriores semanas os mostramos las fotos de su Preboda en Daroca y la Laguna de Gallocanta (haz clic aquí para leer la entrada completa) y el resultado de su preciosa boda en el Cachirulo (puedes ver todas las imágenes pinchando aquí).

El día de su boda, con buen criterio, Raiza y Gustavo decidieron no salir de los jardines del restaurante en el que se casaron para realizar su reportaje de pareja. En apenas quince minutos realizamos un buen número de tomas que reflejaron el bonito momento que acababan de vivir. Y es que todo estaba planeado. Unas cuantas semanas después del gran día volvimos a encontrarnos con la pareja, listos para realizar su Postboda en el Moncayo.

El destino elegido no pudo ser más acertado. A las faldas de este mítico monte, que marca la separación entre Aragón y Castilla León, encontramos una luz abrumadora y una ambientación de película. Desde el primer minuto sucumbimos a la infinidad de posibilidades y de rincones en los que retratar a Raiza y Gustavo. Pequeños senderos muy frondosos repletos de ramas, filtraciones de luz entre árboles y tonos marrones, verdes y dorados cubrían los escenarios de la primera parte de la Postboda en el Moncayo.

La paz de una sesión en el Moncayo

La tranquilidad del lugar y el enorme amor que existe en la pareja lograron que desde el primer instante obtuviéramos unas tomas absolutamente interesantes. Un pequeño paseo por el lugar nos llevó hasta una pequeña casa, en la que aprovechamos para realizar algunas fotos más trabajadas con iluminación artificial. De vuelta al coche, seguimos jugando con la luz, las sombras y la magia de uno de los lugares con más encanto de Aragón.

En apenas una hora y en escasos cientos de metros cuadrados habíamos vivido un arranque de Postboda en el Moncayo espectacular. Raiza y Gustavo estaban muy tranquilos, relajados y centrados únicamente en ser ellos mismos, olvidándose de la cámara y del resto de aspectos baladíes de la sesión.

Como es habitual, para esta Postboda en el Moncayo también propuse una zona muy diferente y carente de vegetación. De las faldas del monte viajamos hasta Trasmoz, una pequeña y particular población desde la que la montaña del Cierzo se divisa en su máximo esplendor.

La Leyenda de Trasmoz

Cuenta la leyenda, o no, que Trasmoz es el único pueblo de España maldito y excomulgado. Animo a todo aquel que no conozca la historia de esta localidad a bucear en Google en busca de información. Os sorprenderá la historia. Su castillo, en ruinas, era la guinda que faltaba a la Postboda en el Moncayo de Raiza y Gustavo.

Como si las famosas brujas de Trasmoz estuviesen al mando de las nubes, nada más llegar a lo alto del pueblo comprobamos el impresionante panorama que se había quedado. El cielo se había encapotado de forma radical, y un tono más plomizo reinaba sobre las faldas de la montaña.

La Postboda en el Moncayo había dado un giro de 180º, y de tener expectativas de un atardecer de película pasamos a una tarde mucho más íntima y emocional. Rápidamente vino a mi memoria la Preboda de Sandra y Juan bajo la lluvia en Galicia (puedes leer la entrada pinchando en este enlace). Esta preboda es una de las sesiones más diferentes y creativas que jamás he podido realizar. El tono y el ambiente de las fotos es mucho más íntimo, más intenso, y el amor se representa de una forma muy diferente. La suavidad de la luz contrasta con la agresividad de las nubes, creando unas sensaciones perfectas para ser contrapuestas con el amor de dos personas.

Con esas premisas animé a Raiza y Gustavo a dejarse llevar por el momento, vivir el encanto de unas condiciones muy diferentes y sentir la magia de esta Postboda en el Moncayo. Lo diferente de las fotos obtenidas hace que esta sea una de mis sesiones favoritas de 2018.

Una vez más, quiero agradecer a Raiza y Gustavo su maravilloso trato durante todo mi trabajo con ellos. Igualmente, quiero agradecer a la mamá de Gus la logística durante esta Postboda en el Moncayo, y, como no, a los pequeños duendes de la montaña que se aliaron para que lográsemos una sesión tan vistosa como esta.

Gracias a todos por leer esta entrada y gracias por comentar o compartir!

Si lo deseas, puedes pinchar aquí para leer más historias como esta en mi Blog de Fotógrafo de boda 

También puedes regresar a la página de inicio, en la que encontrarás más información de mi trabajo como fotógrafo de boda

Fotos

postboda moncayo

postboda aragon

postboda vera del moncayo

postboda romantica aragon

postboda amor moncayo

postboda Zaragoza

postboda bosque

postboda zaragoza aragon

beso postboda

postboda luz romantica

postboda en el moncayo

zapatos de novia

postboda bosque aragon

postboda moncayo aragon

postboda moncayo bosque

postboda trasmoz

postboda moncayo de fondo

postboda espectacular

postboda con nubes

postboda castillo trasmoz

trash the dress sunlight

postboda abrazo

postboda Castillo de trasmoz

postboda diferentes zaragoza

postboda creativa moncayo

postboda con lluvia

postboda

boda moncayo

boda romantica Zaragoza

postboda Paraguas