Postboda en Tarragona

Una semana más, aquí estamos con una nueva entrada a nuestro blog: hoy lo hacemos con una preciosa Postboda en Tarragona. Sandra y Adrián son los protagonistas de esta historia, una entrañable pareja que nos conquistó a principios de septiembre. Su boda fue un carrusel de emociones y un continuo ir y venir de sentimientos a flor de piel. Para cerrar el ciclo decidieron realizar su postboda en Tarragona, concretamente en dos poblaciones muy frecuentadas por aragoneses: Roc San Cayetano en Roda de Bará y Salou.

La primera de ellas es un asombroso rincón costero creado a finales de los años 60/principios de los 70 del siglo pasado. Inspirado en el Pueblo Español de Barcelona, sus calles recrean algunos rincones típicos de la geografía española. Desde patios andaluces hasta callejuelas y pasajes tradicionales del Mediterráneo, este lugar puede presumir de ser una verdadera rareza y algo digno de ver. Ni que decir tiene que Roc de San Cayetano es un inmejorable arranque para una Postboda en Tarragona.

Un tiempo perfecto

Afortunadamente, el buen tiempo fue un perfecto aliado durante toda la sesión. La temperatura no fue muy elevada, y, desde los primeros instantes, Sandra y Adrián se mostraron muy sueltos ante la cámara. Como es habitual en nuestra manera de gestionar las Postbodas, el comienzo se invirtió en dar libertad a la pareja, dejar que fueran ellos mismos e ir buscando fotos más naturales. La preciosa luz del Mediterráneo nos invitaba a jugar con luces, sombras y contrastes más acusados. Fue un arranque de sesión inmejorable.

Una vez más, el cariño y la especial relación entre Sandra y Adrián eran el hilo conductor de esta Postboda en Tarragona, mientras que nosotros, inéditos en este emplazamiento, nos dejábamos sorprender por cada esquina y cada posibilidad que ofrecía el entorno. El patio andaluz llegaba cerca del final del tiempo programado en Roc San Cayetano, y el sol se empezaba a encontrar en su punto más dulce.

De camino a Salou

Sin duda, el lugar era tan especial y ofrecía tantas posibilidades que el tiempo se nos había echado encima. Tras un breve trayecto en coche llegamos a Salou, concretamente a una pequeña cala que iba a ser el punto final de la Postboda en Tarragona.

Por fortuna, el pequeño rincón que Sandra y Adrián habían elegido nos dejaba una puesta de sol preciosa. El Mediterráneo siempre deja amaneceres preciosos, pero las puestas de sol más idílicas, por la propia dirección del Astro Rey, suelen darse en el Cantábrico o en la costa gallega. No obstante, en Salou el sol estuvo de nuestra parte y nos dejó una estampa asombrosa. La luz de septiembre ya empezaba a tener otros matices, mientras que Sandra y Adrián arañaban los últimos minutos a su sesión y a sus trajes de boda. Entre miradas de curiosos (era un día entre semana) dimos por concluida la postboda en Tarragona.

¡Agradecidos!

¡Muchísimas gracias a Sandra y Adrián! Gracias, sobre todo, por ser como son: cariñosos, amables, atentos y siempre dispuestos a sumar por el éxito de nuestro trabajo. ¡No cambiéis! Al resto, muchísimas gracias por leer la entrada, ver las fotos y comentar o compartir.

Raquel y José Manuel

Si lo deseas, puedes pinchar aquí para leer más historias como esta en mi Blog de Fotógrafo de boda 

También puedes regresar a la página de inicio, en la que encontrarás más información de mi trabajo como fotógrafo de boda

Puedes ver el resumen en forma de Slideshow a continuación:

postboda romantica
postboda romantica en Blanco y negro
postboda roc san cayetano
postboda tarragona
postboda en Tarragona
postboda creativa en Zaragoza
novios postboda tarragona
postboda detalles
abrazo postboda
postboda beso
postboda en Zaragoza
roc san cayetano postboda
tarragona Postboda
postboda original tarragona
fotografo de bodas en tarragona
postboda bonita en Zaragoza
postboda natural en Zaragoza
postboda en Roc San cayetano tarragona
postboda pueblo tarragona
postboda en Catalunya
roc san cayetano
postboda mediterraneo
postboda mar mediterraneo
postboda salou
postboda salou Zaragoza
postboda playa
puesta de sol anochecer
postboda bonita salou